Hacha pequeña con mango ergonómico

Nuevo producto

El cultivar no siempre se nos da bien y a menudo tenemos que recurrir a métodos prácticos para dejar sitio al cultivo siguiente.

Qué se le va a hacer, a rey muerto, rey puesto. Eso sí, con un hacha de mango ergonómico que encima nos vendrá de perlas para hacer algo de ejercicio.

Más detalles

8,95 € Impuestos incluidos

PAGO SEGURO
PAGO SEGURO

Añadir a la lista de deseos

Más

Hacha pequeña de mango ergonómico. Dispone de una hoja de acero forjada resistente a muescas, especial para dedicarnos a la tala profunda.

El mango está fabricado en fibra de vidrio y recubrimiento de nylon para absorber los impactos y evitar que repercuta negativamente en nuestro brazo.

Reduce las vibraciones de forma que se puede trabajar de forma más cómoda

Peso del cabezal: 680 gramos (1,078 kg total incluyendo mango).

Endurecimiento: mínimo HRC48 / máximo - HRC56

Incluye funda de plástico para guardar el hacha después de cada uso.

Recomendaciones de uso

El corte de madera con el hacha nunca debe ser vertical. Se debe buscar realizar un corte en forma de "v" o corte en forma diagonal con una inclinación inferior a 90º.

Un corte dirigido a la derecha debe anteceder a otro hacia la izquierda o viceversa.

Al cortar madera en trozos pequeños, debemos buscar un apoyo aéreo. Nunca en el suelo. De esta forma el golpe se absorbe en el suelo y pierde fuerza. Además, podemos dañar el filo del hacha al clavarla por accidente en el suelo.

Recomendaciones de mantenimiento del hacha

Para evitar la oxidación del filo del hacha es recomendable secarla después de su uso.

Guardar el hacha en su funda y en un lugar ventilado y seco después de cada uso.

El hacha se puede afilar periódicamente con una piedra de afilado, utilizando un poco de aceite para mejorar el lijado. Es importante afilar cada lado el mismo número de veces, de forma que el corte quede homogéneo.

Reseñas

Escribe una reseña

Hacha pequeña con mango ergonómico

Hacha pequeña con mango ergonómico

El cultivar no siempre se nos da bien y a menudo tenemos que recurrir a métodos prácticos para dejar sitio al cultivo siguiente.

Qué se le va a hacer, a rey muerto, rey puesto. Eso sí, con un hacha de mango ergonómico que encima nos vendrá de perlas para hacer algo de ejercicio.