La diferencia entre los ácidos húmicos y los ácidos fúlvicos

acidos humicos y fulvicos

Dentro de lo que consideramos fracción orgánica en el suelo, encontramos una gran clasificación y diferenciación de tipos.

Lo que conocemos como materia orgánica no es más que componentes no vivos que resultan de la transformación por parte de microorganismos de residuos orgánicos.

Ahora bien, dentro de dicha materia orgánica podemos diferenciar varias partes. Aquí es donde hace acto de aparición los ácidos húmicos y los ácidos fúlvicos.

¿Cuál es la diferencia entre estos dos? Existen varias. Sin embargo, vamos a empezar conociendo las semejanzas.

¿Qué tienen en común ácidos húmicos y fúlvicos?

Tanto uno como otro están formados por complejas agrupaciones moleculares cuya unidad básica, por así decirlo, es el compuesto aromático. Estaríamos hablando de anillos de benceno o estructuras formadas por 6 anillos de carbono.

Cuando decimos que son complejas estructuras moleculares es que, realmente son muy complejas.

Un ejemplo visual es la estructura de la leonardita. Échale un vistazo.

Sorprendente, ¿verdad? ¿Buscamos que una leonardita formada por una estructura tan compleja pueda ser absorbida sin problemas por las raíces de nuestro cultivo? Cuidado.

¿Qué diferencias encontramos en estos dos tipos de ácidos?

Por un lado, y desde el punto de vista químico, encontramos una razón muy importante, su solubilidad.

Los ácidos húmicos sólo son solubles en medio alcalino. Sin embargo y por contraposición, los ácidos fúlvicos son insolubles en medio ácido.

Otra gran diferencia que encontramos es el tamaño de la estructura molecular. Normalmente, los ácidos húmicos están formados por una mayor agrupación de moléculas, donde podremos encontrar hasta 1.000 o 2.000 anillos de carbono. Suelen ser más ricos en carbono, con menor contenido en oxígeno y de color más oscuro.

En cambio, los ácidos fúlvicos son estructuras moleculares más livianas, formadas por alrededor de 100 o 200 anillos de carbono (bencenos), color más claro (amarillento), mayor contenido en oxígeno (alrededor del 50%), y un menor contenido en carbón (< 50%).

¿Existe un protocolo a la hora de aplicar este tipo de productos?

Uno de los mayores problemas que nos encontramos en el campo es que existe un desconocimiento general a la hora de elegir aplicar uno u otro producto. Normalmente se tiene mayor acogida a los ácidos húmicos, por ser una estructura más compleja. Los ácidos fúlvicos se relevan a productos más baratos y de menor eficacia.

Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que si se saben diferenciar cuando aplicar un ácido húmico o un ácido fúlvico, el éxito que podremos tener en nuestro cultivo será mayor.

Cuándo aplicar uno u otro

diferencia entre acidos fulvicos y humicos

Ácidos húmicos

Los ácidos húmicos, desde el punto de vista técnico, están más enfocados a mejorar la estructura del suelo. Al tener una estructura molecular de mayor tamaño, su descomposición por parte de los agentes microbiológicos es menor, con lo que poco a poco conseguimos mejorar la capacidad física del suelo (drenaje, temperatura, etc.), sus propiedades químicas (capacidad de intercambio catiónico) y su biología (incremento de la población bacteriana).

Ácidos fúlvicos

Los ácidos fúlvicos van encaminados a estimular el desarrollo radicular. Son estructuras moleculares menos complejas y pueden ser absorbidas por las plantas (todo lo contrario de los ácidos húmicos).

Cuando buscamos un incremento en el desarrollo de la planta, aplicaríamos antes ácidos fúlvicos que húmicos. Sin embargo, si buscamos mejorar la estructura física y química del suelo, aplicaríamos ácidos húmicos.

Para ver una diferencia mucho más clara entre estos dos agentes nutricionales, vamos a ver esta interesante imagen.

Agroful extra. Un completo extracto húmico que contiene ácidos húmicos y fúlvicos

AgroFul Extra está compuesto de ácidos fúlvicos refinados y lignosulfonatos de origen vegetal obtenidos mediante un proceso exclusivo de extracción.

Aumenta la capacidad de la planta para asimilar minerales esenciales y oligoelementos son fundamentales para su desarrollo, a diferencia de otros productos similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.