Cómo controlar y eliminar la araña roja en tus cultivos

control y prevencion de araña roja

Cualquier conocedor de plantas o persona que haya llevado un pequeño huerto conoce y teme a la araña roja. Una plaga que puede acabar con un cultivo en cuestión de días. Voraz, de gran multiplicación y resistente a muchos productos.

¿Qué podemos hacer para controlar a la araña roja en nuestro huerto?

Descripción y características de la araña roja

La araña roja es un tipo muy común de ácaro, conocido científicamente como Tetranychus urticaeTiene un tamaño muy reducido, en torno a 0,5 mm o incluso menos y se caracteriza por tener una alimentación muy voraz.

Los adultos los podemos encontrar en las hojas, formando colonias, aunque realiza puestas e hibernan en el suelo.

Su ciclo biológico está formado por diferentes estadíos. Varios de huevo, larva, dos estadíos ninfales y el adulto. Es una plaga que avanza muy rápido, y en cuestión de un mes completa todo el ciclo.

ciclo de araña roja

Cuidado con las temperaturas altas, ya que tendremos que tener mil ojos sobre nuestras plantas. A partir de 30 ºC, una temperatura muy cómoda para la araña roja, este ciclo se acelera vertiginosamente hasta completarlo en 7 días.

En cuanto a las temperaturas comentadas, reduce su desarrollo cuando hace frío, en torno a menos de 12 grados.

Si dichas temperaturas son superiores a 40 ºC (como las que podemos alcanzar en algunos días de verano), se detiene su reproducción. Por eso, en entornos cálidos donde los inviernos son muy suaves, la araña roja puede aparecer durante todo el año.

Otros tipos de arañas y ácaros…

No es el único tipo de araña, ya que también podemos encontrar en nuestros cultivos ácaros como araña amarilla, ácaro rojo de los frutales, ácaro de las maravillas, ácaro rojo de los cítricos, etc.

Sin embargo, por la magnitud de afección, la araña roja es una de las plagas más conocidas y se sitúa a la misma altura que la mosca blanca o el pulgón.

No existen cultivos específicos a la hora de verse afectado por esta plaga. Es muy polífaga y ataca a todos tipo de plantas.

¿Dónde encontramos a la araña roja en nuestra planta?

Las arañas rojas se sitúan en el envés de las hojas. Son insectos chupadores y tienen mayor facilidad para extraer la savia en esta parte. Además, se protegen así de la visibilidad del horticultor. A menudo, no nos damos cuenta hasta que la plaga está muy avanzada.

Por eso, una labor que debe ser común en cualquier tipo de huerto es comprobar el envés de la hoja de vez en cuando. Así sabremos si tenemos muchas plagas como mosca blanca, araña roja, todo tipo de ácaros, etc.

¿Cómo afecta la araña roja a mis cultivos?

Como son insectos chupadores, clavan su estilete y absorben la savia de la planta. Esto, cuando hablamos de grandes poblaciones, debilita mucho a nuestro cultivo, causa defoliación y su muerte.

Como cuidadores de nuestro huerto, nos daremos cuenta de que algo está pasando cuando observemos minúsculos puntos amarillos (zonas donde la araña roja está alimentándose) que se tornan marrones y se secan con el tiempo.

Un cultivo muy afectado por esta planta presentará un síntoma muy típico, la formación de telas de araña en todas las hojas.

daños por araña roja en pimiento

Fotografía: elhocino-adra.blogspot.com

La araña roja es consecuencia de un desajuste en la fauna de nuestro huerto

El hecho de que una planta predomine sobre otra es claro síntoma de que hay un desequilibrio biológico en nuestro huerto.

Como también ocurre en nuestro suelo, cuando una población de insectos u hongos predomina sobre otra, la tendencia será en aumentar su población.

A veces, por tratamientos inadecuados que afectan a la nuestra fauna auxiliar o fauna útil, hacemos que otro tipo de insectos, en este caso la araña o los ácaros, no encuentre depredadores y aumente drásticamente su población.

Por tanto, la aparición de araña roja es un factor que nos muestra la existencia de algún tipo de desequilibrio.

De hecho, se ha investigado y se ha llegado a la conclusión de que cuanto mayor biodiversidad exista, menor aparición de plagas y enfermedades habrá. En el caso del suelo, hay hongos y bacterias antagonistas que hacen que no predomine una sobre otra.

Labores cotidianas para reducir la posibilidad de verse afectado por la araña roja

En temas de prevención, hay muchas cosas que tenemos que tener en cuenta. Es importante marcar un calendario de siembra para evitar ir a ciclo cambiado y que la planta no pueda defenderse de estos ataques.

Los abonados ricos en nitrógeno causan un crecimiento vegetativo abundante en la planta. Es decir, brotes tiernos que son muy atractivos para la araña roja.

El exceso de calor, las altas temperaturas y la humedad baja son un caldo de cultivo para la aparición de esta planta. Hay que controlar, por tanto, estos factores en la medida de lo posible. Al menos, el riego, es uno de ellos.

Entre los tratamientos preventivos, fáciles y sencillos de

    • Eliminación de malas hierbas, adventicias y hortícolas que estén muy afectadas por la plaga. De esta forma evitaremos que se propague de manera incontrolable.
    • Como hemos comentado, el nitrógeno de nuestras plantas ha de ir muy controlado.
    • La humedad ambiental alta es un factor positivo a la hora de reducir la población de araña roja. Las pulverizaciones incluso con agua sola pueden ayudar. Cuidado con la proliferación de hongos a los que sí les gusta dicha humedad.

Productos para controlar la araña roja

Para llevar con éxito la eliminación de la araña roja en nuestro cultivo es más útil combinar distintos productos (con distinta acción) junto con labores culturales.

Un producto conocidísimo en la agricultura y eficaz contra la araña roja es el azufre.   Su aplicación esporádica en mochila sulfatado o espolvoreado sobre las hojas de los cultivos reduce la multiplicación de esta plaga.

Cuidado con la aplicación de azufre cuando las temperaturas son altas, pues en el caso de que sea azufre micronizado, puede llegar a quemar las hojas.

Los hay en distintas concentraciones, estando su dosis entre 0,2 y 0,5%. No se deben mezclar con aceites de parafina, productos de pH básico ni aceites minerales. Este último al menos en los siguientes 21 días de aplicación.

El jabón potásico o jabón enzimático ha demostrado ser un tratamiento efectivo cuando se hace de forma frecuente y estandarizado.

Aparte de ablandar el exoesqueleto de la araña roja, también aumenta la humedad del cultivo, reduciendo la movilidad y reproducción de la plaga.

Métodos biológicos de control

Si introducimos una serie de insectos depredadores de la araña roja desde el principio del cultivo, podremos evitar que en ningún momento este insecto se eleve a categoría de plaga.

Estos son algunos amigos del huerto que pueden ayudarte:

Phytoseiulus persimilis

Este ácaro depredador es capaz de atacar todos los estadíos de la plaga Tetranychus urticae. Tiene preferencia por los estadíos juveniles y necesita humedad relativa alta (>75%) y temperatura por encima de los 20 ºC para sobrevivir.

Macrolophus pygmaeus 

Esta chinche depredadora gusta de todos los estadíos de araña roja. Miden entre 6 y 7 milímetros, son de cuerpo verde, esbeltos y vive en brotes y tallos.

Neoseiulus californicus 

Conocido anteriormente como Amblyseius californicus, es un ácaro depredador que también ataque a esta plaga. Ataca todo tipo de arañas, incluyendo la araña roja de los frutales, el ácaro rojo de las palmeras, el ácaro rojo de los cítricos, arañas blancas, falsas arañas rojas, araña del ciclamen, etc.

Amblyseius californicus 

Se trata de otro ácaro depredador que afecta también a una gran cantidad de ácaros (los anteriores descritos). Tiene preferencia por los estadíos jóvenes y puede sobrevivir semanas sin comer, por lo que resulta muy interesante para el control de araña roja.

Feltiella acarisuga

No se trata de un ácaro si no de un mosquito cecidómido. Ataca a varias especies de este género de plagas y es útil cuando la araña se sitúa en colonias. Sobrevive muy bien en condiciones de humedad alta (todo lo contrario a los ácaros).

Uso de Fitosanitarios

Cuando la plaga se nos va de las manos, a veces hay que recurrir a soluciones drásticas. No es lo más recomendable, sobre todo porque hay que ir de la mano de gestionar un huerto o cultivar plantas lo más saludables posibles, pero puede salvarnos de un aprieto.

Éstas son las materias activas más utilizadas y recomendadas en casos así.

Recuerda que aplicar este tipo de productos no te aleja de los productos finales que puedes encontrar en cualquier supermercado. Por lo tanto, se pierde la esencia del huerto.

Entre este tipo de productos podemos incluir distintas mezclas de azufre (van desde el 60% hasta el 80%), acrinatrin, Spiromesifen 24%, aceite de parafina, abamectina, fenpiroximato, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.