17 flores comestibles que te sorprenderán

flores comestibles para añadir a tus platos

La vida nos exige probar cosas nuevas. En lo que corresponde a la alimentación, el uso de flores comestibles para aderezar platos y cambiar los sabores tradicionales, es todo un avance.

Sin embargo, no todas podemos llevárnoslas a la boca, puesto que muchas contienen terpenos y taninos que nos resultan amargos o bien no podemos digerirlas.

Éste es el listado de algunas flores comestibles que podemos utilizar tranquilamente para mejorar y adecuar nuestras innovaciones culinarias.

Aunque sólo se te ocurran a priori, utilizarlas en fresco cuando el plato ya está terminado, hay otras que también se pueden cocinar para sacar su máximo partido.

Es el caso de las flores del calabacín, que en algunas zonas de España se fríen y rebozan para tomarlas directamente con un poco de sal. ¿Original no?

¿Aportan algo más que decoración las flores comestibles?

Por supuesto que sí. Aparte de que las flores siempre se han caracterizado por presentar color vistosos, muchas de ellas también nos aportan algo desde el punto de vista alimenticio.

Las flores del cebollino¸ por ejemplo, tienen un alto contenido en vitamina C, azufre, hierro y demás compuestos. Lo del azufre ya lo sabíamos porque este compuesto forma parte de muchas plantas de la familia liliaceae.

Los pétalos de rosa, también consideras como flores comestibles, están llenas de antioxidantes, vitamina A, B3, C, E y flavonoides.

Las violetas, tienen compuestos asociados a las plantas medicinales, con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

La lavanda, planta utilizada por sus propiedades aromáticas, produce flores comestibles que también se pueden aprovechar. Es rico en vitamina A, calcio y hierro.

Listado de flores comestibles para echarse a la boca

Familia liliaceae, todas son comestibles

Todas las plantas que están dentro de esta familia (ajo, cebolla, cebolleta, puerro, cebollino, etc.) se pueden aprovechar sus flores y utilizarlas en recetas de cocina.

Dentro de esta familia, podemos encontrar un mismo patrón de sabor pero algo más delicado en plantas como el puerro o el cebollino, pasando por sabores bastante más predominantes y fuertes como las flores de la cebolla o el ajo.

Flores del anís hisopo

De las hojas ya conocemos que se pueden usar como aromática y medicinal y tienen un característico sabor anisado. ¡Pero las flores también! Un sabor algo más delicado pero que al probarlo nos recuerda un sabor sutil al anís o la regaliz.

Flores comestibles de borraja

Las flores de la borraja son de color azulado o violáceas. Sus pétalos se pueden aprovechar, sobre todo desde el punto de vista de decoración del plato.

Por supuesto también te las puedes comer. Su sabor es agradable y fresco, parecido al del pepino

Clavel de los poetas

Es una flor ornamental que tiene que estar presente de forma obligada en tu jardín. Primero, por la vistosidad de sus flores. Segundo, porque si te interesa, también puedes seleccionar sus flores y aportarlas a tus platos.

Cuando probamos las flores del clavel de los poetas, su sabor nos recuerda a algo dulce. Por tanto, la podemos aprovechar para decorar postres con frutas, chocolate, almíbar, etc.

Flor de caléndula

Una flor grande y llamativa, de color amarillo. A priori podemos pensar que no debemos comérnosla, pero se puede y sus pétalos suelen usarse tradicionalmente en ensaladas. Aportan un sabor ligeramente picante y amargo que combina muy bien con sabores medianamente dulces como los del tomate o el máiz.

Flores de clavel

Esta planta ornamental de floricultura tan utilizada también se puede usar en la cocina. El sabor de sus pétalos son dulces, aunque varía ligeramente dependiendo del color.

Más que por su sabor en gastronomía, lo que si aporta al plato es olor. Un aroma característico del clavel que condiciona el resultado del plato a lo positivo.

La manzanilla, una planta de la que aprovechamos todo

Por supuesto, la manzanilla es muy conocida y recordada cuando nos ponemos malos. Nos hacemos infusiones con ella pero inicialmente no pensábamos que se también se podrían aprovechar sus flores.

Pues sí. Sus flores nos delatan unos reflejos dulces que enseguida nos recordarán a la infusión que nos tomamos.

Uso del perifollo por sus flores

flores cometibles de perifollo

Aunque el perifollo (Anthriscus cerefolium)no destaca presicamente por unas flores vistosas, sí lo hace por su sabor. Nos recuerda al anís (muchas veces se tiende a confundir) y con las flores ocurre lo mismo.

Ese sabor tan característico puede combinar muy bien en postres.

Las conocidas flores de los cítricos

De los cítricos prácticamente se aprovecha todo. Por supuesto, sus frutos. Las hojas, en algunas zonas de España, como en Murcia, se utilizan las de limonero para hacer postres magníficos, como los paparajotes.

La floración de los cítricos, aunque no sea tan espectacular como otros cultivos, como el almendro, cerezo y otros prunus, es muy pero que muy olorosa.

Ese olor tan característico de este cultivo lo podemos trasladar como flor comestible a nuestros platos.

Son muy dulces al paladar y también destacan por su característico sabor.

Flores de dientes de león

Son amarillas, llamativas y grandes. Pues también se pueden utilizar como flores comestibles en la cocina.

De hecho, cada vez es más común su uso como aderezo de ensaldas, por su característico colorido.

Toda la planta del diente de león es comestible. En este caso, las flores nos aportan beneficios alimenticios, como calcio, hierro, vitamina A y C, etc.

Flores de gladiolos

Las flores de gladiolo, como en el caso del diente de león, también se pueden seleccionar para adornar platos. Su uso está bastante generalizado en las ensaladas, que cada vez más nos ofrecen un popurrí de colores y sabores.

Impatiens, alegría de la casa, miramelindos (Impatiens walleriana)

Esta planta conocida por muchísimos nombres, tiene una floración entre roja y rosada muy característica.

Sus pétalos también se pueden utilizar en gastronomía, pues son cometibles.

Desde el punto de vista de sabor, no aporta mucho al plato, pero sí en vistosidad y colorido.

Flores de verbena de limón o hierbaluisa (Aloysia citrodora)

Una planta muy común de jardinería de tipo arbustivo con una floración blanquecina muy olorosa.

Nos deja tintes dulces que pueden cuyos pétalos pequeños pueden ser utilizados como acompañante de postres, infusiones o batidos.

Flores de capuchina

flores comestibles de capuchina

Nos encontramos con una de las flores comestibles más utilizadas en la gastronomía actual. Su floración presenta muchos colores y quizá por eso sea lo más llamativo de su uso como decorativo.

Tienen un sabor dulce que se utilizan mucho en ensaladas u otros platos parecidos.

Flores de orégano

Todo este tipo de plantas aromáticas de las que se suele aprovechar sus hojas, sus flores también. Lo normal es que el sabor al llevárnoslas a la boca sea el mismo.

En este caso este hecho se cumple a rajatabla. El sabor de las flores comestibles del orégano es el mismo que de las hojas, pero cambia el color. Por lo tanto, es estupendo para adornar platos, como la pasta tradicional italiana, dándole un aspecto algo distinto.

Flores de pensamiento

Las flores de pensamiento también nos la podemos comer, pero no destacan precisamente por su sabor. Son algo insípidas y amargas si no seleccionamos bien los pétalos.

Normalmente su uso es parecido al de la capuchina. Destacan por su colorido en ensaladas y otros platos.

Flores de romero

Las flores del romero, como en el caso del orégano, también dejan su característico sabor, exquisito para aderezar platos de carne.

En este caso, su sabor es algo más suave, por lo que puede resultar muy interesante impregnar algunos platos con este aroma más delicado que el de las hojas.

Flores de girasol

Aunque el girasol tenga un aprovechamiento oleaginoso (aceite de girasol) y sus pipas como frutos secos, los pétalos también se pueden aprovechar en la cocina.

Tiene un color amarillo característico y son bastante grandes y vistosas. La flor del girasol se puede utilizar en distintos platos de la cocina, con un sabor que nos recuerda ligeramente a las pipas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.