Cómo medir la humedad del suelo con tensiómetros

como medir la humedad del suelo

Medición de la humedad del suelo para cultivos se puede hacer de dos formas:

  • La medición volumétrica, el porcentaje de agua en una cantidad dada de suelo.
  • Medición tensiométrico, la fuerza física actual de retención de agua en el suelo, medida en centibares (o kPa) de tensión de agua del suelo.

La medición de humedad del TENSIÓMETRO se basa en el método tensiométrico, por el hecho de que la cantidad de agua no es tan importante como lo difícil que es para la planta para extraerlo de la tierra.

La tensión de agua del suelo (o potencial mátrico) tiene que ser superado para la planta para mover el agua en su sistema de raíces. Diferentes tipos de suelo tendrán tensiones diferentes, incluso en la misma medición volumétrica, haciendo que la información volumétrica en relación con condiciones locales y que a menudo requiere calibración del sitio para el equipo de lectura. Debido a que usamos la tensión de agua del suelo, no hay calibración de sitio necesaria para utilizar nuestros sensores.

Debido al hecho de que los tensiómetros se han utilizado en la investigación desde 1920 y se han comercilizado desde 1951, años de investigación publicadas por numerosas universidades y agencias de extensión han producido un amplio campo de referencia para los niveles de tensión recomienda el uso de los cultivos comunes y paisajes. Información de la humedad del suelo previsto por el TENSIÓMETRO es de bajo coste, precisa y relevante.

Tensiometro IRROMETER:

El Tensiometro es el único sistema de medición directo disponible, lo que significa que realmente lee las fuerzas físicas de el trabajo en el suelo. Tensiómetros actúan como una raíz artificial, lo que permite que la humedad del suelo interactúe con el instrumento a través de la punta cerámica. La tensión del agua del suelo en el exterior del instrumento trata de eliminar el agua de el  tensiometro, que crea una tensión medible dentro de la columna.

El tensiómetro requiere de un mantenimiento periódico para mantenerlos llenos de agua, y debemos  retirarlos del terreno durante los meses de invierno para evitar la congelación.  

AHORRO DE AGUA Y ENERGÍA CON EL USO DE TENSIÓMETROS

Se recomienda nunca reducir la humedad del suelo por debajo de las condiciones óptimas e indispensables para el crecimiento de la planta, con el solo fin de ahorrar agua. El uso apropiado de tensiómetros IRROMETER le permite eliminar conjeturas al momento de programar su riego y usualmente resulta en una reducción en el costo del mismo.

Humedecer el suelo, puede comparase a la absorción de agua en una esponja. La esponja solamente retiene una cantidad de agua determinada y absorberá el agua en pocos segundos. Colocándola bajo la llave del agua durante una hora no conseguirá que absorba más agua o que mantenga esta agua durante más tiempo. Los suelos tardan más en absorber el agua, pero funcionan bajo el mismo principio. Cualquier exceso de agua que se aplique, se desperdicia por percolación profunda o por escorrentía. El mayor desperdicio se debe por lo general a la percolación profunda, porque esta pérdida es invisible.

Probablemente el mayor ahorro en agua obtenido por el control con tensiómetros IRROMETER, proviene del ahorro de riegos innecesarios o excesivos. Muchos agricultores descubren que con anterioridad habían regado con exceso en cierta zona, mientras que en otras no habían regado lo suficiente. La corrección de estas situaciones – empleando el agua donde, cuando, y en la cantidad necesaria – a menudo da como resultado un ahorro de agua sorprendente. Sin embargo, no es raro descubrir que en algunas zonas, durante algunos períodos de tiempo, se necesita más agua.

En suelos que poseen una velocidad de infiltración muy baja, la llegada del agua al nivel de la punta cerámica en un instrumento “profundo,” puede tener lugar después de dos o tres días. Por consiguiente, la caída de las lecturas del manómetro puede retrasarse. Con estas condiciones, puede obtenerse un ahorro substancial de agua aplicando la mitad del agua empleada con anterioridad y esperando a ver si ésta cantidad hace bajar las lecturas del manómetro en los tensiómetros “profundos” hasta la capacidad de total del suelo, en lugar de seguir regando hasta el momento en que la penetración se registre en el manómetro. La experiencia obtenida en dos o tres ciclos de riego, indicará la cantidad de agua mínima necesaria para asegurar una penetración a la zona inferior radicular. También se ahorra agua en estas situaciones, cuando el suelo se comienza a regar y aun hay una cantidad de humedad considerable. El agua penetra más rápidamente en suelos húmedos que en suelos secos, por lo tanto se requiere menos agua para humedecer la parte inferior del sistema radicular.

Normalmente, se ve que las lecturas del manómetro “superficial” suben mucho más rápidamente que las del manómetro “profundo,” debido a que la planta emplea mayor cantidad de agua en la zona de raíces absorbentes y hay efecto de evaporación superficial. Si las lecturas del manómetro profundo indican que a este nivel existe una humedad adecuada; Se ahorra agua usando solamente la suficiente para hacer descender las lecturas en los instrumentos “superficiales”.

Bajo algunas condiciones, también se ahorra agua regando surcos alternos, por lo menos durante una parte de la temporada de riego.

En ejidos con mucha pendiente y ondulaciones, colocando unos tensiómetros IRROMETER en los lugares altos y bajos, frecuentemente indican fuentes insospechadas de corrientes subterráneas o drenaje del subsuelo. La reducción substancial o incluso la suspensión del riego en las partes inferiores durante algunos períodos de tiempo, a menudo da como resultado un considerable ahorro de agua y al mismo tiempo mantiene un mejor contenido de humedad en el suelo; adecuado para el crecimiento del cultivo.

En los suelos rocosos o con mucha grava, el muestreo frecuente del suelo es a menudo impráctico o de costo gigantesco. Sin embargo, estos suelos son los que más necesitan de un control de riego. Se secan rápidamente en tiempo cálido y para asegurar la humedad adecuada, normalmente se desperdicia mucha agua debido a la infiltración profunda o a causa del riego “por adivinanza.” Trazando lecturas IRROMETER frecuentemente o incluso diario, a menudo resultan en ahorros materiales de agua y mejorías en las condiciones de humedad para el crecimiento óptimo de las plantas.

En mucho casos, el valor del control con tensiómetros IRROMETER va más allá del ahorro monetario en el costo del agua. Hace que se consiga más con menos agua y de esta forma ahorra en la inversión necesaria para el desarrollo de nuevas fuentes de suministro.

Elegir el Lugar Adecuado para la Instalación

Seleccionar el lugar clave para la instalación es de suma importancia, tanto para los tensiómetros IRROMETER o como para cualquier otro método para medir la humedad del suelo. No instalar los instrumentos en una patrón cuadricular – tal como existe en sistemas de riego por aspersión. Excepto donde haya un suelo y subsuelo iguales en nivel, características y distribución de riego.

Invariablemente, factores como las diferencias en producción de áreas buenas y malas, topografía, el ritmo de filtración y la capacidad de retención de agua en los diferentes tipos de suelo y subsuelo; siempre determinarán la futura locación de las “estaciones”.

Como norma general en el riego por surcos, se colocarán los tensiómetros IRROMETER cerca del final del mismo, pero si los surcos son muy largos, se colocará otra estación al principio o en algún punto intermedio.

Si después de uno o dos ciclos de riego el aspecto de los cultivos indica que existen áreas críticas, se puede decidir cambiar de lugar los tensiómetros IRROMETER ya instalados, o bien colocar nuevas estaciones en esas áreas.

En plantas o árboles vigorosos hay que instalar siempre los tensiometros en la zona radicular. En plantaciones frondosas donde las plantas o árboles proveen bastante sombra sobre la superficie de riego, es conveniente colocar los tensiómetros IRROMETER en las parte más soleada; donde las pérdidas de humedad por evaporación en la superficie del suelo son mayores.

Cuando los cultivos tienen un sistema radicular con una profundidad mayor a 18” (45 cm), se debe colocar dos tensiómetros IRROMETER por estación a diferentes profundidades. Uno se colocará a 25% de la profundidad total de las raíces y el otro a 75% de la misma profundidad.

Al hacer la instalación inicial, agruparemos los instrumentos que pensemos que son necesarios en un área relativamente pequeña. Más adelante, algunos se pueden mover a otras áreas si no son necesarios.

También es aconsejable dejar los instrumentos en lugares permanentes durante toda la temporada de cultivo, y así habrá continuidad en las gráficas de humedad del suelo.

 Zona de control de humedad con dos Tensiómetros IRROMETER

La mayoría de puntos gráficos de humedad se pierde al mover los instrumentos. Es mejor comenzar haciendo un trabajo completo en un área pequeña; que esparcir unos cuantos instrumentos sobre la superficie total.

NOTA: Debido a la variedad de tipos de suelos que se encuentran en un cultivo, es mejor utilizar dos estaciones de tensiómetros en un solo bloque de riego. Después, se promedian las lecturas para obtener una mejor idea de la situación en esa sección.

 Instalación del tensiómetro irrometer en función del tipo de cultivo

Árboles y cultivos de gran porte

medir la humedad del suelo en arboles 

2. INSTALACIÓN DE TENSIÓMETROS EN HUERTOS

medir la humedad del suelo en hortícolas de huerto

Instalación de tensiómetros en viña con riego por goteo

medir la humedad del suelo en viñas

Tipos de instalación del tensiómetro irrometer en función del tipo de sistema de riego

Instalación de tensiómetro irrometer en riego por surcos

En este sistema de riego, se colocan los tensiómetros IRROMETER aproximadamente a 2/3 de la longitud total del surco, inclinados ligeramente hacia el mismo. En cultivos de árboles, los tensiómetros son instalados a un lado del árbol que recibe la luz del sol por la tarde. En cultivos por surco se colocan normalmente en el surco. Debido a que el movimiento lateral del agua varía considerablemente de un suelo a otro, entre más cerca se encuentre la punta del instrumento de la orilla del surco, más representativos serán los resultados.

Instalación de tensiómetro irrometer en riego por inundación 

En el método de riego por inundación o melgas, Es conveniente colocar los tensiómetros IRROMETER en un punto situado a 2/3 de la longitud total del recorrido de agua. Se ha demostrado que éste es el punto más crítico para la penetración del agua en el suelo. Como regla general coloque los aparatos en la zona de goteo del árbol, en la hilera o según sea el cultivo. Es aconsejable que se utilicen tensiómetros IRROMETER de unos 6″ (15 cm) más largos de lo necesario. Así serán más altos que el nivel del suelo y quedara el manómetro por encima del agua al inundar el terreno. En algunos casos se han obtenido buenos resultados colocando los tensiómetros IRROMETER en la melga, pero inclinados hacia las raíces.

 Instalación de tensiómetro irrometer en riego por aspersión

En este sistema de riego, normalmente se colocan los tensiometros a un lado del árbol donde dé el sol por las tardes.

Nuevamente, se colocan en la zona o línea de goteo. En los cultivos por hilera se colocan en la misma línea de cultivo. Hay que tener cuidado y no poner las estaciones en lugares obstruidos por ramas o ramaje denso, o que el tensiómetro queden fuera del alcance del aspersor.

 Instalación de tensiómetro irrometer en riego por goteo 

En el riego por goteo, los tensiómetros IRROMETER se colocan normalmente al lado del árbol donde da el sol, en la zona o línea de goteo. Debemos asegurarnos que los tensiómetros IRROMETER se instalen a una distancia entre 12 -18” (30 – 45 cm) del emisor de goteo (entre 24-36” [60 – 90 cm] del micro-aspersor) para asegurar que se encuentran en el área de riego. En árboles recién plantados, el tensiómetro superficial se coloca dentro de la zona radicular, sin importar donde se encuentren los emisores. En cultivos por hilera, el tensiómetro IRROMETER debe colocarse en la línea del cultivo. Instrumentos adicionales pueden ser utilizados para medir el movimiento de agua en el suelo, en puntos alejados de los emisores. No obstante, los instrumentos de control deben estar en puntos representativos a una distancia de entre 12-18” (30-45 cm) del emisor y en el área radicular de las plantas.

 Cómo instalar el tensiómetro para medir la humedad del suelo

Es imprescindible que haya buen contacto entre la parte enterrada del tensiómetro (especialmente la punta de cerámica) y el suelo para obtener lecturas precisas.

Si el orificio de instalación es de mayor diámetro que del tensiómetro, penetraría aire o agua por el espacio libre suministrando falsas lecturas. Estas lecturas son más altas si entra aire y más bajas si entra agua. A continuación le daremos indicaciones prácticas para evitarlo.

En un suelo suelto podemos colocar tensiómetros IRROMETER cortos, simplemente empujándolos con la mano sin presionarlos demasiado. Así, simplemente obtendrá un buen contacto con el suelo sin estropear las estructuras del suelo o del sistema radicular.

Sin embargo, en la mayor parte de los casos es necesario perforar un agujero antes de hacer la instalación. Aunque los tensiómetros IRROMETER se pueden instalar en cualquier momento, usualmente es más fácil preparar el agujero cuando el suelo esté húmedo.

El diámetro del tubo es de 7/8” (22 mm). Una varilla de acero de 7/8” (22 mm) con punta o un pedazo de tubo galvanizado de 1⁄2” normalmente son las herramientas de instalación más convenientes. Estas hacen el agujero al tamaño exacto del tensiómetro IRROMETER y aseguran un excelente contacto con el suelo minimizando disturbios a las raíces o estructura del suelo. Hay que hacer el agujero a la profundidad exacta que se instalará la punta cerámica. Evitar perforar el agujero a una profundidad mayor, porque esto permite que se acumule agua y aire debajo de la punta y afecta la precisión del instrumento.

Una variedad de herramientas para instalación están disponibles, las cuales hacen más fácil la instalación en suelos duros o rocosos y más profundos.

Para suelos muy gruesos o de grava, un agujero mas grande como de (1 – 1.5” [25 – 32 mm]) puede ser necesaria para prevenir daños a la membrana el sensor. En este caso, hay que hacer un agujero a la profundidad deseada y formando una mezcla espesa con tierra suelta y un poco de agua, usar la mezcla para rellenar el agujero y luego instalaremos el sensor. Esto “comprimirá” el sensor para garantizar un ajuste perfecto.

Después de instalar los instrumentos a la profundidad apropiada, la superficie del suelo o tierra suelta, se debemos amontonar alrededor del tubo de plástico; Se amontona de 3 – 4” (7.5 – 10 cm). Esto asegura un buen contacto entre el suelo y el instrumento, esto también genera un sentido de drenaje llevando el agua superficial en la dirección contraria del tensiómetro IRROMETER.

NOTA: En suelos muy ligeros (arenosos) el agujero de acceso se puede perforar a 2” (5 cm) menos que la profundidad de instalación. Solo derramar agua al agujero, introducir el tensiómetro y presiónelo hacia abajo apoyándose en la tapa (NO DEL MANÓMETRO) para hacer que baje las 2” (5 cm) faltantes. Esto ayuda a establecer un contacto completo entre la punta y el suelo.

Manejar los instrumentos con cuidado al colocarlos o extraerlos del suelo. No ejercer presión sobre la conexión del manómetro y el tubo del tensiómetro. Al introducir los instrumentos en el agujero, conviene empujar sobre la parte superior del mismo sin provocar esfuerzos laterales. Al quitarlos de su lugar, debemos girarlos un poco para que pierdan su adherencia al suelo, luego tomarlos por el tubo y estirarlos hacia arriba lo más recto posible hasta que salgan. NOTA: Si tenemos tensiómetros con cerámica de rosca, debemos girarlos siembre en dirección de las manecillas del reloj para evitar aflojar la punta. No es conveniente darle movimiento de vaivén ni de palanca para su desprendimiento, ya que esto puede provocar roturas en la unión de la punta de cerámica con el tubo.

Al comprar tensiómetros, debemos especificar la longitud adecuada de los instrumentos para el cultivo y sistema de riego. Debe haber un espacio mínimo de 1” (2.5 a 3 cm) entre la parte baja del manómetro y el suelo. Esto permite que el diafragma del manómetro se contraiga o expanda libremente de acuerdo con las fluctuaciones de temperatura. No deben quedar expuestos más de 6” (15 cm) del tubo principal para evitar daños.

En algunos casos es deseable instalar los tensiómetros en ángulo. Esto permite que la punta se coloque a una profundidad específica sin tener expuesta una mayor parte del tensiómetro. En huertos ayuda a que la parte expuesta del instrumento se mantenga debajo de la copa de los árboles, donde tendrá mayor protección. Los instrumentos pueden inclinarse a ciertos ángulos para hacer más fácil su instalación – consulte a la fábrica para mayores detalles. Siempre instale el instrumento de modo que el manómetro quede hacia abajo.

Una vez colocados los aparatos en su sitio, hay que llenar el depósito con líquido IRROMETER y extraer todo el aire que se encuentra en el tubo y la punta del instrumento. Ver  “Servicio en el Cultivo

La instalación de los tensiómetros IRROMETER perturba hasta cierto punto la estructura del suelo y del sistema radicular. A pesar de esto, en la mayoría de los suelos los tensiómetros IRROMETER dan una medida precisa del contenido de humedad a las pocas horas de ser instalados. En suelos rocosos o cuando se ha hecho un agujero muy grande para su instalación; habrá que esperar a que después de un riego o dos se haya asentado el suelo alrededor del aparato, entonces obtendremos lecturas correctas. La completa eliminación del aire que se encuentra en los instrumentos durante los tres a seis primeros días después de la instalación, asegura la máxima sensibilidad y precisión del tensiómetro.

 instalacion del tensiometro para medir humedad del suelo   

Toma de lecturas

La frecuencia para tomar lecturas depende de la rapidez que toma el suelo en secarse. En suelos arenosos y con climas cálidos, se deben tomar de dos o tres veces por semana. En contraste, en climas moderados, será suficiente una vez por semana o incluso; menos si el clima es algo húmedo.

No obstante, la práctica después de algunos ciclos de riego es la que indica la frecuencia con que se deben realizar las lecturas. Es aconsejable hacer dos lecturas, una inmediatamente antes y otra inmediatamente después de regar. Con esto obtendremos los valores máximos y mínimos.

En zonas donde haya variaciones diarias de temperatura, la toma y archivo de lecturas se deben realizar temprano por la mañana. Especialmente cuando el consumo de agua es alto. Las lecturas suben durante el día y bajar durante la noche. Es por hecho, que lecturas tomadas temprano por la mañana son normalmente más precisas. De unos golpecitos muy suaves en la esfera del manómetro antes de tomar las lecturas, para que la aguja se mueva un poquito. Con el movimiento de la aguja sabremos si el suelo se está secando o absorbe humedad.

Normalmente el servicio del tensiómetro se efectúa al mismo tiempo que se toman lecturas. Siempre se deben tomar lecturas antes de hacer el servicio. 

Cómo interpretar las lecturas del tensiómetro

Manejamiento La clave elemental en la medición de humedad del suelo adecuado es el operador. Tomando el tiempo para interpretar las lecturas de su sensor le dará una imagen vívida de lo que está sucediendo con la humedad del suelo en el sistema de raízde su cosecha. Por lo general, 2 a 3 lecturas entre riegos son suficientes. Una pantalla gráfica de las lecturas muestran exactamente cómo rápidamente (o lentamente) la humedad del suelo se están agotando.

Utilizaremos las siguientes lecturas como una guía general:

  • 0-10 Centibares = Tenemos un suelo saturado. 
    Pueden ser normales por un período de 24 horas posteriores a un riego. Si perduran, indican un exceso de humedad que puede dar lugar a asfixia de las raíces.
  • 10-30 Centibares = Suelo adecuadamente mojado (excepto a arenas gruesas, que están empezando a perder agua) La humedad está a la disposición de la planta con un esfuerzo mínimo.
    Se suspenden los riegos por aspersión para evitar pérdidas, tanto de agua como de fertilizantes. Con el riego por goteo se procura mantener las lecturas del instrumento superficial dentro de esta gama.
  • 30-60 Centibares = Rango usual para riego (mayoría de suelos) Está asegurada una buena oxigenación de las raíces. 
    En zonas cálidas y cuando se trate de regar tierras muy arenosas con poco poder de retención, se recomienda iniciar los riegos con lecturas de 30 a 45 cb.
  • 70-100 Centibares = Rango usual para irrigacion en suelo pesados La planta está padeciendo stress y se acerca al punto de marchitamiento. Puede ser que exista todavía humedad en el suelo, pero a la planta le resulta muy difícil extraerla

*El límite del instrumento IRROMETER es aproximadamente de 85 cb (kPa),

  lectura de un tensiometro para medir humedad de suelo

Tal vez la lectura de humedad del suelo más importante es la diferencia entre la lectura actual y la de 3 a 5 días. Es decir, la rapidez en que la lectura sube? Un aumento lento significa que el suelo se está secando lentamente. Sin embargo, un gran salto significa que el suelo esta pérdiendo agua muy rápidamente. Mediante el análisis de estas tendencias en las lecturas, determinará el momento CUANDO regar. Un gráfico de las lecturas a tiempo hace más fácil ver las tendencias, con lo que hace la interpretación más simple.

Su propia situación puede ser único debido a las diferencias en el cultivo, los suelos y el clima.

Servicio en el Cultivo

Cuando el suelo pierde humedad, el líquido del tensiómetro tiende a salir de éste a través de la punta de cerámica, con lo cual desciende el nivel en el interior y se produce un vacío en el tensiómetro

IRROMETER. Por el contrario, cuando la humedad del terreno aumenta, este vacío hace que entre agua en el tubo, a través de la misma punta, con lo cual se establece de nuevo el equilibrio. No obstante, cada vez que ocurre esto entra un poco de aire y se deposita en la parte superior del tubo. Esto provoca que la respuesta del aparato a las variaciones de humedad sea lenta y que su lectura sea más baja de lo normal.

El propósito de efectuar el ‘servicio’ a los tensiómetros, es eliminar el aire atrapado para mantener la exactitud óptima del instrumento.

Este servicio es simple y consiste en solo desenroscar la tapa que permite que el aire escape. El aire esta sustituido por parte del líquido que se encuentra en el depósito. Debe reemplazarse el líquido del depósito cada vez que sea necesario.

Para realizar el servicio, desenrosque la tapa, teniendo cuidado y haciendo un poco de presión hacia abajo, para que la descompresión en el aposento se realice lentamente y la aguja del manómetro no retroceda bruscamente, si es que está en posición avanzada. Tanto la tapa como el tapón de Neopreno están diseñados de tal manera, que esta operación se realiza con suma facilidad. Una vez puestos en comunicación el depósito de reserva con el tubo del aparato, pasará el líquido de aquél a éste, eliminando el aire. Una vez conseguido esto vuelva a cerrar la tapa, para lo cual no es necesario apretar mucho la rosca. Basta con girar 1/4 de vuelta, una vez que el tapón de Neopreno haya tocado el asiento. Al no apretar mucho la tapa, se prolonga la elasticidad del tapón de caucho. Si el caucho llegara a endurecerse hay que sustituirlo por otro.

La frecuencia con que ha de realizarse el “servicio” depende del estado de humedad que se mantenga en el suelo. Si éste permanece constantemente húmedo entrará muy poco aire y la frecuencia de “servicio” será menor. En cambio, si el suelo llega a secarse mucho, la cantidad de aire que entrará será mucho mayor y tendremos que hacer el “servicio” con mayor frecuencia. Las lecturas máximas que el manómetro puede llegar a marcar son del orden de 85. A este nivel entra una gran cantidad de aire por lo que el “servicio” y rellenado del depósito de reserva debe hacerse aproximadamente una vez por semana. Si no se realiza el servicio, eventualmente toda el agua saldrá del instrumento y se perderá el vacío, dando una lectura “FALSA” de cero.

Para la mayor parte de aplicaciones en el campo, se precisa un rellenado del depósito menos frecuente y se obtienen resultados satisfactorios haciendo el “servicio” solo cuando se vea aire en la porción del instrumento que está por encima del suelo. El servicio se efectúa cuando las lecturas del manómetro hayan disminuido después de regar.

En trabajos de investigación se obtiene la máxima exactitud y sensibilidad si el mantenimiento de los instrumentos se lleva a cabo a intervalos de pocos días. También se recomienda este modo de actuar para su empleo en terrenos salinos, lo que asegura que casi todo el movimiento del fluido sea hacia afuera.

De esta forma se reduce la cantidad de sales solubles que se introducen en el instrumento proveniente del terreno después de un riego.

Siempre que los tensiómetros IRROMETER se mantengan en posición vertical, la junta existente en el manómetro evita que el aire se introduzca en él, aún cuando se descuide el mantenimiento durante períodos de tiempo prolongados.

Sin embargo, algo de aire puede acumularse en los poros de las puntas cerámicas o en las paredes de plástico, por lo que deberá emplearse la bomba manual de vacío, en el campo, cada 30 a 60 días. Particularmente en el caso de instrumentos instalados en un ángulo.

Esto debe hacerse para asegurar que los instrumentos están totalmente libres de aire.

El golpear ligeramente el depósito mientras el instrumento se mantiene bajo el vacío, es útil para hacer que se desprendan las burbujas de aire.

Al utilizar la bomba manual de vacío en el campo, hay que asegurarse que exista una considerable humedad en el terreno a la profundidad de la punta cerámica. Debe hacer el vacío solamente durante algunos segundos (Si aplica el vacío mientras el terreno está seco o estando húmedo se prolonga demasiado, se aspirará aire hacia el interior del instrumento).

El mantenimiento sistemático es esencial para mantener la exactitud y la respuesta rápida del instrumento al riego. Si esto se realiza justo después de tomar las lecturas, el tiempo extra que requiere será mínimo. Siempre debemos tomar las lecturas antes del servicio.

  Interpretación de Galgas

Mediante el uso de sensores en dos o más profundidades en el sistema de la raíz, puede determinar cuanta agua aplicar. Si el sensor de baja profundidad muestra una rápido aumento de la lectura, pero el sensor de profundo muestra adecuada la humedad, puede ejecutar un ciclo de riego a corto ya que sólo necesita reponer el perfil bajo de la raíz. Si el sensor de profundo muestra también una condición seca, entonces un ciclo de riego mas largo es necesario para re-mojar completamente toda la zona de la raíz. Las lecturas que tomen después de un evento de riego o lluvia le mostrará exactamente cómo efectivo fue la aplicación de agua.

Conforme vayamos adquiriendo experiencia y gestión nos  orientaremos en la adecuada dirección. Estaremos realizando un riego adecuado, lograremos resultados positivos y tendremos un buen programa de gestión del riego. 

Umbrales de humedad

Los umbrales de humedad identifican los “límites” dentro de los cuales deseamos manejar la disponibilidad de humedad de nuestro cultivo. Cómo de húmedo y cómo seco debería estar el suelo depende del tipo de suelo, cultivo, el nivel de desarrollo de la planta y prácticas culturales para el manejo del campo. La tabla se ofrece como una guía de referencia para ayudarnos a seleccionar los niveles apropiados del umbral.

No hay sustituto para la experiencia y conocimiento agronómico para proporcionar las mejores recomendaciones. Para ello debemos consultar con técnico para un asesoramiento más específico en el manejo adecuado de la humedad del suelo. Puedes consultar con nuestro departamento técnico en la sección Dr. NATURA.

Profundidad sugerida para distintos cultivos

Las siguientes son profundidades sugeridas de colocación para varios cultivos sobre la base de suelos profundos, bien drenados. Los instrumentos pueden ser colocados en ángulo o más superficialmente en suelos ligeros o poco profundos. Con goteo o riego por goteo, la profundidad recomendada es de 12”, 24”, con una profundidad adicional del 36” en cultivos de raíces profundas.

1Pulgada  = 2,54 Centímetro

 

lectura de un tensiometro para medir humedad de suelo

Protección y cuidados de los tensiómetros

Protegiendo los instrumentos se protege la inversión que ellos representan. Es conveniente tener presentes los siguientes puntos:

1. Evitar daños accidentales a los instrumentos como resultado de los trabajos de campo.

2. Facilitar la toma de lecturas manteniendo limpio el cristal del vacuómetro.

3. Evitar el crecimiento de algas al mantenerlos protegidos de la luz solar.

4. Proporcionar medidas de protección contra las heladas. En zonas donde las temperaturas descienden pocos grados, por debajo del punto de congelamiento durante cortos periodos, la protección de los instrumentos posibilita el mantenerlos en el campo durante todo del invierno. En este caso deberá ponerse alrededor del instrumento lana mineral, paja u otro material aislante.

5. Minimizar las fluctuaciones de la temperatura que tienen un ligero efecto sobre las lecturas del manómetro.

En plantaciones de árboles o en otras instalaciones permanentes en las que se emplea el riego por surcos o por inundación, se recomienda emplear trozos de tubo de acero, cemento, PVC, o cajas de madera. La cubierta puede ser un saco de fertilizante impermeable o una tapa.

Para su empleo en pastizales o potreros, los tensiómetros IRROMETER deben protegerse con un tubo de acero o cemento y los instrumentos deben instalarse en ángulo de forma que las puntas vayan más allá de la cubierta de protección.

Siempre que se instalen tensiómetros IRROMETER, se aconseja señalizarlos claramente con una bandera o estaca para disminuir el peligro de daños accidentales, y para localizarlos fácilmente al hacer lecturas.

Comprar tensiómetro

Todo el potencial del tensiómetro para conocer cuanto y cuando debemos regar se resume en un instrumento muy sencillo de manejar y muy económico. Lo puedes adquirir a través del siguiente enlace:

¡Hasta la próxima!

2 thoughts on “Cómo medir la humedad del suelo con tensiómetros”

  1. Necesito comprar tensiometro para medir la humedad de la tierra,tengo riego por goteo y necesito saber si el riego que hago actualmente es correcto.un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.